BAJO CERO, TAMBIÉN

05 de Abendua, 2017 - ATRAPADO EN 35mm - -

Echaba de menos la dureza del frío. Fotografiar a cuatro grados bajo cero es toda una experiencia religiosa. Si a esto le añades el viento, el coctel es...con cubitos de hielo.


Cambiar la batería de la cámara en estas condiciones es una odisea. Lo que no acertaba a entender es porqué motivo mi mano izquierda había quedado literalmente congelada y, en consecuencia, sin fuerza para realizar la más mínima maniobra. No podía ni sostener una moneda para girar la tuerca de la zapata. La otra mano, congelada pero operativa. Al llegar a casa descrubí la razón de semejante congelación en la mano izquierda. ¿Os lo imagináis?


El reloj!! Ese enorme peluco metálico que dejó literalmente congelado el nervio o el tendón o lo que sea que pase por ahí. La superficie gélida del metal sobre la muñeca transmitía tal cantidad de frío que se paralizó el dedo pulgar.


Desdde ese día, cuando salgo a fotografiar, suelo preguntarme:


Qué hora será?

PD: La foto de la iglesia con nuebes está tomada unos días después a la espera de nubes que retratar. Ya hacía sólo 0 grados. Qué gustito.


_DSF9528
_DSF9498
_DSF9506
_DSF9530
_DSF9540
_DSF9545
_DSF9548
_DSF9550
_DSF9691

Iruzkina egin
Zure helbide elektronikoa ez da agertuko

1 + 4 =