ESCAPARATE DISPARATE (2)

25 de marzo, 2018 - ESCAPARATE DISPARATE - -

Siempre me atrajo lo hortera. Los brillos superlativos de las lentejuelas me fascinaban cuando era pequeño. Creo que esto se debe a que veía menos que un gato de escayola, y la fuerza de los reflejos lograba impresionar mi retina. La horterez de la mayoría de brillos viene acompañada usualmente de composiciones horrorosas y de objetos extraños. Así pues, ya no necesito brillos escandalosos para extasiarme y me conformo sencillamente con "lo raro", con lo que no hay dios que lo entienda. Si una tarde me llamas por teléfono y te cuento que estoy em Pamplona, imagíname en un pasillo retirado de un "chino" admirando hipnotizado una de esas "maravillosas" piezas de estilo asiático-mediterráneo-cantonés que terminaban puestas sobre el televisor antes de que estos adelgazasen hasta la anorexia.

La fotografía del escaparate de hoy, sin embargo, no es de un chino. Y no estoy muy seguro de que las piezas sean en sí mismas una horterada. A mí me lo parecen pero yo no tengo gusto alguno.

Lo que me cautivó, además del extraño vínculo entre gallinácea, pajarillos y jaula del tiempo, fue el mostrador en el que reposaban, de estilo requete-retro y la ubicación del escaparate semioculto en una calle del casco viejo tras unos barrotes defensivos. Era la parte trasera de algún establecimiento que no me atreví a conocer en más detalle y que tenía entrada por otra calle. Ya os enseñaré más de este fascinante rincón de Pamplona porque debajp de los pollos y gallos de tripa cervecera, había un gnomo fumao y una zapatilla de basket roja con un reloj incorporado a un lateral. No se puede pedir más en menos espacio.


LZRW4611

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
7 + 5 =